logo

El poder de la negatividad

Negatividad | Universo ThetaHealing

Como ya hemos mencionado anteriormente, el poder de nuestra mente es asombroso y somos nosotros mismos quienes nos limitamos en nuestro día a día, en lo que podemos conseguir y en lo que somos. Con nuestros pensamientos negativos, atraemos la negatividad a nuestras vidas, y por eso es muy importante desprenderse de ellos.

El pensamiento negativo, la negatividad, está en todos

En mayor o menor medida, todos podemos pecar en un determinado momento de pensar negativamente. Diversos estudios psicológicos ya nos han hablado de las “distorsiones cognitivas” que nos llevan a pensar en la peor opción posible en una determinada situación. Cuando leáis la siguiente lista veréis que sufrís o habéis sufrido varias veces algunas de ellas y aunque no nos demos cuenta, con dichos pensamientos negativos, atraemos la negatividad a nuestras vidas. Se han enumerado en una lista de 10 distorsiones y la podéis encontrar a continuación:

  1. Generalización exagerada. Por ejemplo: alguien buscando trabajo, asiste a una entrevista de trabajo y es rechazado, entonces pasa a pensar que nunca va a encontrar trabajo.
  2. Polarización. Pensar que todo es blanco o negro, sin grises ni matices.
  3. Descalificar lo positivo. Como cuando recibimos elogios o alabanzas y las rechazamos, realmente estamos evitando que pasen nuestro filtro mental.
  4. Catastrofismo y adivinación. Todos conocemos a alguien que siempre está pensando en la peor situación posible, que sucederá algo terrible. Ejemplos se pueden poner miles: “voy a ir a una entrevista de trabajo y no me van a coger”, “me he comprado ropa por internet y no me va a quedar bien”, “tengo un examen y no me va a salir bien”, “tengo que hacer tantas cosas que no me va a dar tiempo”, etcétera.
  5. Lectura del pensamiento. Aquellas situaciones en las que creemos que los demás están pensando mal de nosotros.
  6. Magnificación y minimización. Cuando exageramos lo negativo y minimizamos el positivo, nos pasa cada día, ¡y lo sabes! Por ejemplo, si presentamos un trabajo y recibimos muy buenas críticas pero alguien nos dice una sola cosa mala y ya por ella pensamos que la presentación no ha sido buena.
  7. Razonamiento emocional. Esta distorsión ocurre cuando sentimos algo negativo al observar una situación inusual, que rompe con lo que entendemos como normal, y pensamos que esa sensación que tenemos es prueba de que ha ocurrido algo.
  8. Etiquetar erróneamente. Se da cuando generalizamos de forma emocional ante una situación o persona, ya sea a uno mismo o no.
  9. Calificar con “debería” y “no debería”. Este punto habla por sí solo, el término debería para calificar a alguien o a uno mismo es un pensamiento negativo.
  10. Autoinculpación. Creerse culpable de un suceso externo y ajeno a uno mismo que ha sucedido y del que no se es responsable en absoluto. Ejemplo sencillo para acabar: si compartimos piso con alguien y le notamos cabreado, nos autoinculparemos de forma negativa y errónea si pensamos de forma automática que está enfadado por algo que hemos hecho.

 

No creo que haya muchas personas que caigan en todas, pero sí que creo que todos hemos caído alguna vez en alguna de estas creencias negativas que nos afectan y limitan en nuestra vida. Tan malo puede ser pecar de exceso de optimismo como atribuir a la realidad aspectos negativos que solo están en nuestra cabeza.

Leyendo esta entrada alguien puede estar pensando la famosa frase de “Si no esperas que nada bueno te suceda, entonces no te desilusionarás cuando no ocurra”. Pues permítanme decirles que si todos vuestros pensamientos son negativos, entonces vuestra vida también lo será. Todo se vuelve negativo cuando nuestra mente está llena de negatividad. Nuestras acciones y lo que nos rodea son el resultado de lo que pensamos.

Hay numerosos medios para tratar todas estas creencias negativas, coaching, meditación… y por supuesto y de manera fácil e inmediata, ThetaHealing. Si quieres poner solución, no dudes en contactarnos para que te ayudemos a arreglarlo.

Cuéntanos en un comentario aquí abajo con cuales de las mencionadas distorsiones te has identificado. No olvides darle a me gusta si te ha gustado y compartirlo con tus amigos, ¡gracias!

Deja tu mensaje

*

*